Construcción sostenible respetuosa con el medioambiente

Construcción sostenible, principios, materiales y técnicas

Publicado por nanoim | industria de la construccion

La construcción sostenible también tiene su Día Mundial y se celebró ayer, 23 de septiembre. En Nanoim, aprovechamos esta festividad para sumarnos a la sensibilización en favor de la sostenibilidad en todo tipo y fase de proyecto constructivo, desde su concepción hasta el último material empleado. De ahí éste nuestro segundo artículo blog.

La construcción sostenible es aquella que tiene especial respeto con el medioambiente, con nuestra salud y bienestar.
Enfocada hacia una reducción de los impactos ambientales, conlleva un uso eficiente de la energía y del agua. También de los recursos y materiales no perjudiciales para la conservación del planeta.
En la actualidad, son muchos los materiales constructivos que se pueden utilizar para desarrollar una construcción sostenible. De hecho, el compromiso mediomabiental de la industria de la construcción está estrechamente ligado a la innovación, al desarrollo y a la calidad de los productos que fabrica.
Pero el uso de los materiales constructivos sostenibles está no sólo al alcance de un grupo de técnicos (planeamiento, diseño y construcción de edificios), sino también de cualquier persona (reformas, mantenimiento, etc.).
De entre los materiales que podemos encontrar en el mercado, estos seis son los más empleados:

1. Madera

La madera ha sido utilizada a lo largo de toda la historia de la construcción.
Está considerada como el material con menor impacto medioambiental en su producción, ya que durante su ciclo de vida es capaz de eliminar una gran cantidad de CO2.
Además, es importante destacar la capacidad aislante de la madera. Se calcula que puede llegar a ahorrar en torno al 50 o 60% en calefacción y aire acondicionado.
Además, las construcciones en madera suelen realizarse de forma más rápida y pueden llegar a ser hasta un 30% más económicas que sus homólogas de ladrillo u hormigón.
En todo caso, para que sea considerado su bajo impacto ambiental, será necesario certificar que la madera utilizada en la construcción proviene de una tala responsable y con certificación internacional FSC.
Es decir, comprometerse a que por cada árbol que se corta se planten tres ejemplares. De esta manera, se asegura el éxito de la reforestación, ya que no todos los árboles plantados llegan a adultos (algunos no crecen y otros se talan al cabo de varias décadas).

2. Barro cocido

Está compuesto de arcilla calentada a una temperatura de menos de 950 ºC y a la que se le han aplicado algunos tratamientos naturales.
Con todo este proceso, se consigue una baja radiactividad, una buena inercia térmica y conservar la higroscopicidad o capacidad de absorber la humedad atmosférica del material.
Otra de las propiedades que hace al barro cocido sostenible es su capacidad de reciclaje, debido a que es un material inerte y muy estable. De esta forma, los residuos generados en su elaboración pueden reincorporarse de nuevo al circuito de fabricación.
Posee una amplia variedad de usos constructivos, pero principalmente es utilizado para la realización de muros y fachadas, y la fabricación de tejas.


3. Corcho aglomerado 

El corcho aglomerado es un producto natural conocido por sus grandes cualidades como aislante térmico y acústico.
Es un material con una conductividad muy baja e ignífugo. No acumula electricidad estática y no absorbe humedad.
Es, por ello, utilizado principalmente para aislar térmicamente las viviendas.
Además, el corcho proviene de la corteza de los alcornoques. Puede ser extraído sin necesidad de la tala del árbol, volviendo a regenerarse con el tiempo. Ésto hace que sea un material altamente sostenible.


4. Fibra de celulosa de papel reciclado

Otro material constructivo que puede utilizarse como aislante es la fibra de celulosa de papel reciclado.
Está compuesta por hojas de periódico reutilizadas, que han sido tratadas con sales de bórax o de boro para darlas propiedades ignífugas, insecticidas y antifúngicas o antihongos.
Tiene un comportamiento muy parecido a la madera. Por lo que favorece que se equilibre la temperatura tanto en invierno como en verano.
Además tiene un coeficiente de conductividad térmica pequeño y la energía necesaria para su fabricación es muy baja.

5. Polipropileno, polibutileno y polietileno

Normalmente, para las instalaciones de viviendas se utilizan tubos de PVC, en cuya producción se incorporan elementos biocidas, sustancias capaces de eliminar organismos vivos y que desprenden partículas nocivas para la salud.
Se hace recomendable, por tanto, el uso de materiales constructivos sostenibles para los sistemas de distribución y recorrido de energía (electricidad, gas, agua, etc.) en las viviendas.
En el caso de las conducciones, las alternativas plásticas más respetuosas para el medioambiente son el polipropileno, el polibutileno y el polietileno.
Materias termoplásticos, que se pueden utilizar para los sistemas de calefacción, conductos de agua y drenajes. Su principal ventaja es no contener cloro en su composición, por lo que no son tóxicos. Asimismo, son químicamente inertes, esterilizables y reciclables.

6. Pinturas naturales

A diferencia de las pinturas convencionales, las pinturas naturales están compuestas por aceites vegetales, óxidos de metales y derivados de origen vegetal o mineral.
Al contrario de las pinturas plásticas tradicionales, no contienen compuestos orgánicos volátiles, formaldehído y metales pesados.
Son biodegradables y respetuosas con el medioambiente.
Permiten la transpiración de los materiales, previniendo la aparición de humedades, grietas o desconchones.

Proyectos constructivos sostenibles

Si bien el uso de materiales constructivos respetuosos con el planeta supone un primer paso para conseguir una construcción sostenible, menos agresiva y más eficiente. También se ha de reflexionar en el arranque, desde la fase de proyecto, sobre su huella ambiental.
Ello nos permitirá adoptar las medidas y decisiones oportunas en la construcción, vida útil y demolición de la vivienda, disminuyendo el impacto medioambiental y logrando mayor sostenibilidad.
¿Técnicas que se utilizan en la arquitectura sostenible? La elección del emplazamiento y orientación de la vivienda; la utilización de energías renovables para el autoconsumo; el aislamiento térmico; el uso de materiales naturales o reciclables; y la instalación de sistemas de seguimiento y verificación de consumos, temperatura y humedad.
Estas medidas y decisiones tempranas reducen el impacto que se genera en la construcción.

Criterios de sostenibilidad

Así, la aplicación de los criterios de sostenibilidad lleva a un uso racional de los recursos naturales disponibles para la construcción. Requiere, por tanto, de cambios importantes en la cultura y en los valores propios de la industria.
La lucha contra el cambio climático es cada vez más importante. Asumir los principios de una construcción sostenible se hace prioritario.
Pensemos que permiten la conservación de los recursos naturales, una maximización en la reutilización de los recursos, una gestión del ciclo de vida, así como una reducción de la energía y agua global aplicados a la construcción del edificio y a su utilización durante su funcionamiento.
La sostenibilidad tiene en cuenta los efectos que la construcción producirá en las personas que viven y/o trabajan en los edificios. Así, pues, se trata de avanzar en una serie de principios como, por ejemplo:
• Conservación de recursos (materiales, agua, energías).
• Principio de las ‘3R’: Reciclar, recuperar, ‘re-usar’.
• Análisis de la gestión del ciclo de vida de las materias primas utilizadas, con el objetivo de reducir la generación de residuos y de emisiones GEI (Gases Efecto Invernadero).
• Uso racional de la energía.
• Uso racional del agua.
• Incremento de la calidad y salud de vida para el usuario, propietario y la comunidad en la que se asienta (urbanización).
• Protección general medioambiental del entorno en el que se asienta.

Nanoim y sostenibilidad

En nuestro caso, los productos plásticos que utilizamos como pinturas, imprimaciones, aislantes, etc., son naturales o ecológicos y no tóxicos. También empleamos corcho aglomerado como aislante térmico y acústico donde precede.
En Nanoim, procuramos reciclar y ‘re-usar’ al máximo los elementos que estamos reparando.
Por ejemplo, cuando hacemos un reforma en una habitación y es posible reutilizar una puerta de madera guardada para sustituir la puerta de un armario, la cortamos y la ‘re-usamos’.
Además hacemos un manejo sostenible de los residuos sólidos o escombros de las construcciones y demoliciones en las que intervenimos.
Cuantos trabajamos en Nanoim estamos comprometidos con la sostenibilidad y la eficiencia energética en la construcción.
Diariamente ponemos nuestro granito de arena en favor de una construcción sostenible y menos agresiva con el medioambiente. Empleamos materiales sostenibles, siempre que podemos, y aplicamos sistemas y técnicas de trabajo respetuosos con el planeta. Poco a poco procuraremos ir a más.
Si has leído hasta aquí y te ha gustado nuestro artículo, compártelo. Si quieres hacer algún comentario o plantearnos alguna duda, también trasládanoslas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *