La rehabilitación de fachadas es una necesidad periódica para nuestros inmuebles. Al afrontarla, tratamos de devolver a un edificio o vivienda las propiedades técnicas y estructurales originales. Para ello, en Nanoim eliminamos los materiales deteriorados y reparamos las zonas dañadas.

Pero, vayamos por partes. La rehabilitación de fachadas incorpora, para nosotros, dos pautas de actuación, la restauración y la reforma. Con la restauración se restituye al edificio o vivienda sus características iniciales, las cuales ha perdido con el paso del tiempo. Y, mediante la reforma, se mejoran las prestaciones iniciales de las construcciones.

En las operaciones más habituales de rehabilitación de fachadas (restauración más reforma) y en la mayoría de los casos, perseguimos asegurar la impermeabilidad -alterada por problemas de humedad por filtración, por humedad por capilaridad y/o humedad por condensación-, devolver la resistencia y restituir el valor estético a la fachada del edificio o vivienda.

Rehabilitando de forma eficiente, no sólo se está actuando para reparar o embellecer el inmueble, si no que se está mejorando sustancialmente la calidad del mismo de una forma sencilla, rápida, económica y eficaz. Las viviendas serán más valiosas y confortables una vez rehabilitada su fachada.

A la hora de restaurar y reformar una fachada se deben tener en cuenta diversos aspectos de naturaleza, calidad y condición diferente. El paramento exterior de un edificio o vivienda es su elemento más determinante. Junto con la cubierta, es la imagen del inmueble y de su comportamiento depende la protección y durabilidad del resto de los elementos constructivos.

Por ello, diagnosticar y cuantificar los problemas que presenta exteriormente la edificación es para Nanoim el primer paso de toda rehabilitación de fachadas. A partir de esta primera evaluación, prescribimos y/o aplicamos el material o sistema constructivo más adecuado a las alteraciones, a los daños que se detectan en las zonas degradadas de la portada.

En la actualidad, la rehabilitación de fachadas ha evolucionado hacia la aplicación de sistemas que dotan al paramento del edificio o vivienda de aislamiento térmico exterior. En Nanoim, además de dar importancia a los condicionantes estéticos, a la hora de restaurar y reformar una portada implementamos las soluciones técnicas más novedosas que nos permiten asegurar la confortabilidad y un ahorro energético y económico importantes debido a un menor o nulo mantenimiento.