En Nanoim (Nano Impermeabilizaciones, S.L), empezamos trabajando con una nueva generación de productos obtenidos a través de Nanotecnología. Estos productos eran desarrollados, específicamente, para aportar soluciones definitivas a las necesidades de impermeabilización y durabilidad del hormigón y materiales pétreos porosos utilizados en la construcción, tanto en edificación como en obra civil.

La Nanotecnología es el campo de las ciencias aplicadas dedicado al control y manipulación de la materia, en este caso los silicatos, a nivel de átomos y moléculas (nanomateriales), en un rango de entre uno y cien nanómetros (1 nanómetro = 1/100.000 mm). Y en el caso de Nanoim y los silicatos ‘nanomanipulados’, se ha ido más lejos: entre 0,1 y 0,7 nanómetros.

Asimismo, la cristalización es el proceso por el cual a partir de un gas, un líquido o una disolución de los iones, átomos o moléculas se establecen enlaces hasta formar una red cristalina, la unidad básica de un cristal.

Luego, la cristalización de los silicatos ‘nanomanipulados’ se basa en:

  1. La reacción química de los silicatos con el Ca+ libre existente en el interior del hormigón, morteros, cerámica, piedra, etc, convirtiéndose en un gel silíceo que se irá hidratando y solidificando gradualmente en forma de cristales como una estructura cristalina.
  2. La gelidificación del silicato y su penetración a través de la red capilar porosa durante 3-4 días, gracias al catalizador o acelerador de la velocidad de la reacción química, compuesto por varios minerales y que no se modifica durante el proceso.

La aplicación de la nano cristalización catalizada en los materiales de construcción porosos con contenido de Ca+ en su composición, aporta, sin necesidad de obra alguna ni modificación de aspecto y tacto: Impermebilización, aumento de la resistencia mecánica, consolidación de materiales, protección anticorrosiva, control de fisuraciones, flexibilidad, aceleración del fraguado, eficiencia energética y carácter ignífugo e hidrofugante.

Pero, en 2016, incorporamos al catálogo de productos de Nanoim geo-polímeros de última generación en base a la cristalización catalizada. La función principal de esta tecnología es mejorar aún más la hidratación del hormigón hasta que se alcanza un punto en el que se vuelve resistente al agua.

La cristalización catalizada utiliza un proceso de absorción, por el cual los geo-polímeros se adhieren, por una parte, a las partículas de hidróxido de calcio soluble, presentes en el hormigón, convirtiendo este componente en silicato insoluble de calcio hidratado. Y por otra, a las partículas no hidratadas de silicato tricálcico y silicato bicálcico, manteniendo por más tiempo la hidratación y dando lugar a la creación de millones de cristales de mayor longitud y espesor, que llenan los poros y capilares del hormigón.

Esta transformación o reacción catalítica se produce cada vez que penetra agua en el hormigón (proceso hidrofílico). A medida que las partículas hidratadas de silicato de calcio crecen, se introducen más profundamente en el hormigón. Con ellas también penetra la tecnología cristalina, ya que por el proceso de absorción, va adherida a los silicatos de calcio hidratados, lo que permite una dispersión total por toda la estructura del hormigón.

Y al tratarse de una reacción catalítica y, por tanto, a la presencia de un catalizador, el proceso de cristalización en las reacciones no se agota nunca y siempre estará presente en el interior del hormigón. Diríamos que pasará a formar parte íntegra del mismo y se activará cada vez que haya presencia de agua.

Un catalizador, al contrario de un reactivo o sustancia que reacciona con otra en una reacción química y da lugar a otra de propiedades y conformación distinta, no se modifica nunca durante la reacción química. Tan sólo puede ser detenido o desactivado por la presencia de un inhibidor.